Smartphones

¿Por qué fracasó Windows Phone?

La soberbia de Microsoft podría ser la principal razón de su fracaso

Aunque no lo creamos, el Windows Phone no ha muerto, pero, ciertamente, está gravemente herido. Sin embargo, ¿qué pasó con la apuesta de Microsoft por el mercado móvil?, ¿por qué nunca tuvo el éxito esperado? Estas son las preguntas que guiarán el presente artículo que busca explicar los principales motivos por los que Windows no pudo competir en el mercado de los smartphones.

Microsoft Lumia 950 XL
Microsoft Lumia 950 XL

Menosprecio a Apple

Tal vez, la principal razón del fracaso de Windows en el mercado móvil sea la soberbia con la que tomó la apuesta de Apple: un teléfono inteligente llamado “iPhone”. Mientras Steve Jobs iluminaba a los fans con esa nueva propuesta tecnológica que mostraba el futuro, en Microsoft pensaban que era un chiste de mal gusto. Steve Ballmer, CEO de la compañía en aquel entonces, no dudó en burlarse del iPhone presentado por Jobs en la MacWorld del 2007:

Ballmer se burló de que un teléfono fuera tan “costoso”: $500 USD. Esto demuestra la soberbia de una compañía ante el eminente futuro de la industria tecnológica. Más tarde, el tiempo se encargaría de cobrarle factura a Microsoft.


La apuesta de Google

Google, a diferencia de Microsoft, se dio cuenta rápidamente del impacto de aquella presentación del iPhone. Incluso hay una anécdota relacionada al respecto, cuando los ingenieros de Google observaron la presentación de Steve Jobs, se dieron cuenta de que debían hacer cambios inmediatos a su sistema operativo Android, borrar todo y comenzar de nuevo. En el libro Dogfight: How Apple and Google Went to War and Started a Revolution (Pelea de perros: cómo Apple y Google fueron a la Guerra y comenzaron una revolución), Fred Vogesltein escribió:
  • La reacción de Chris de Salvo al iPhone fue inmediata y visceral. “Como consumidor fui totalmente deslumbrado. Quería uno inmediatamente. Pero como ingeniero de Google, pensé: ‘tendremos que volver a comenzar’".
  • “De la nada, lo que nosotros teníamos se veía tan … de la década pasada”, dijo DeSalvo. “Es solo una de esas cosas que son obvias cuando las ves”.

Por su parte, el creador de Android, Andy Rubin, quien en aquel tiempo era el jefe del proyecto de desarrollo de su propio sistema operativo móvil en Google, reaccionó de esta manera:
  • El día que Jobs anunció el iPhone, el director del equipo Android, Andy Rubin, estaba a más de 900 kilómetros de distancia en Las Vegas [en la CES]… Rubin estaba tan asombrado por lo que Jobs había develado que, durante su camino a una reunión, él hizo que su conductor se estacionara para poder terminar de ver la transmisión. “Mierda”, le dijo a uno de sus colegas en el auto: “creo que no vamos a lanzar ese teléfono”.

Al igual que el título del libro sugiere, este fue el comienzo de la batalla por el futuro mercado de los smartphones, que hoy es tan importante. Esta reacción urgente e inmediata al anuncio de Apple, convirtió a Google en su principal competidor. En cambio, Microsoft quedó relegado, se quedó dormido, encandilado ante una enorme oportunidad para apostar por el futuro.
Andy Rubin, creador de Android y ex jefe del equipo de Android en Google
Andy Rubin, creador de Android y ex jefe del equipo de Android en Google

Quizás te interese: Apple creó el iPad porque Steve Jobs odiaba a un ejecutivo de Microsoft

Lanzamiento del Windows Phone

Años más tarde, en 2010, resignada, Microsoft lanzó el Windows Phone, pero muchos coincidimos en que esto fue “muy poco y muy tarde”, como dicen los gringos: “too little, too late”. Para ese año, la batalla de los smartphones ya era una carrera para dos: el iOS de Apple y Android de Google. Aunque Microsoft lo intentó, nunca pudo entrar en la competencia con estos dos monstruos del mercado. Sin embargo, esto tiene que ver con el fondo de los motivos, Microsoft nunca tomó en serio el mercado de los smarphones, como bien detalla Balaji Viswanathan, ex ingeniero de Microsoft, en Quora:
  • Microsoft, por un lado, estaba tratando de competir con el producto número 1 Apple. Apple puso la mayoría de su energía en el iPhone, mientras los teléfonos eran solo una cosa más de entre las 40 que Microsoft hizo. Durante un largo tiempo, la división del [Windows] Phone ni siquiera llegó a estar dentro de las 5 prioridades para Microsoft (con una monstruosa parte de la atención hacia Windows, Office, Servicios Online y Servidores-por obvias razones). Esto no estuvo mal, pero es la realidad.
  • Por otra parte, Microsoft estaba tratando de competir con Android – con el poder de Google, Samsung y toda la comunidad de código abierto detrás de ellos. Aun si Google hubiera vendido Android como un software propietario sin otros socios, Microsoft habría batallado muy duro para competir contra Google, pues ellos tenían sus poderosos servicios (búsqueda, mapas y correo) para respaldarse, mientras que los servicios similares de Micrososft eran mucho peores que los de Google.

Hay dos maneras de leer estas declaraciones. Una podría ser nuevamente la soberbia, Microsoft decidió que no valía la pena dedicar la mayoría de sus esfuerzos a un producto que no estaba dentro de sus prioridades. La otra forma, a modo de matiz, podría ser que Microsoft estaba compitiendo contra dos monstruos de la industria tecnológica, y ambos colocaron sus mayores esfuerzos en este mercado. Al final, pareciera que lo ideal es una combinación entre ambas, Microsoft no le dio la debida importancia a este sector y también es verdad que estaba compitiendo con los máximos esfuerzos de dos enormes compañías.
La batalla por el mercado de los smartphones se convirtió en una carrera de dos: Google vs. Apple
La batalla por el mercado de los smartphones se convirtió en una carrera de dos: Google vs. Apple

La alianza con Nokia

Después de su fallido lanzamiento del Windows Phone, Microsoft decidió que sería buena idea aliarse con Nokia. Esto, para muchos, resultó una rotunda equivocación desde el principio. Y es que, para no entrar en demasiados detalles, hay que recordar cuál fue el motivo del éxito de Microsoft en primer lugar, con su sistema operativo y sus aplicaciones de productividad: Windows nunca fue exclusivo de un solo fabricante. Pareciera, entonces, que con esta decisión, Microsoft estaba traicionando uno de sus principales valores: la multiplataforma. Al final, la adquisición de Nokia resultó un enorme fracaso.

Además hay que tomar en cuenta los demás sectores relacionados al mercado de los smartphones. Los desarrolladores de aplicaciones, como Google, Facebook, etc. no se preocupaban demasiado por optimizar sus apps para Windows Phone porque sencillamente no representaban una gran cuota del mercado y por lo tanto no eran una gran cantidad de usuarios.

La adquisición de Nokia por Microsoft resultó un fracaso
La adquisición de Nokia por Microsoft resultó un fracaso

Windows 10 Mobile

El último gran fracaso del Windows Phone fue la actualización a Windows 10 Mobile. Microsoft fracasó en primer lugar para lanzar la actualización al mismo tiempo que lo hizo en su sistema operativo para computadoras de escritorio. Se anunciaron múltiples fechas de actualización y no se cumplían, los usuarios se frustraron. Una vez disponible la actualización, no era fácil realizarla e incluso Microsoft mintió con los dispositivos que eran compatibles con la actualización. En resumen, la última actualización del sistema operativo móvil de Windows fue un gran fiasco. Puedes leer todos los motivos en el siguiente enlace.

Conclusión

Desde mi punto de vista, el gran fracaso de Microsoft fue su corta visión hacia el futuro y la soberbia de su ex CEO, Steve Ballmer. Incluso el nuevo CEO, Satya Nadella, reconoció que la compañía “claramente perdió el teléfono móvil, boom, no hay dudas”. Es por eso que actualmente, su meta es ahora asegurarse de “crecer en nuevas categorías”. De este modo, Microsoft está tratando de corregir el rumbo y optimizar sus apps para iOS y Android.
Steve Ballmer (izq.) y Satya Nadella (der.). Foto: WSJ.
Steve Ballmer (izq.) y Satya Nadella (der.). Foto: WSJ.

Al final, la respuesta a la pregunta “¿por qué fracasó Windows Phone?” no es única y aunque puede haber varias, mi respuesta sigue siendo la misma que se planteó al inicio de este viaje: soberbia, falta de visión. Microsoft no fue capaz de ver hacia el futuro y de tomar en serio el mercado de los smartphones que en 2016 generó $428,900 MDD en ingresos. Tal vez hoy las risas de Ballmer son música para los oídos de Steve Jobs, dondequiera que se encuentre.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir