Cultura Web

¿Vale la pena ser youtuber?

YouTube parece una mina de oro, pero, ¿realmente lo es?

Últimamente, entre los jóvenes (por no decir milennials), la idea de ser youtuber se ha convertido en una referencia, una meta que pareciera “fácilmente alcanzable” (¿realmente hay algo fácil en la vida?). Pero, ¿es tan fácil como parece?, ¿será que “cualquier” persona con una cámara puede ser youtuber?, ¿es verdad que esta profesión paga “millones”? Estas son las preguntas que este breve texto pretende esclarecer. Al final, la verdadera pregunta a resolver es: ¿vale la pena ser youtuber? Como siempre, yo expondré mi postura, pero las conclusiones son propias del lector.

Yuya cuenta con una de las audiencias más cautivas en YouTube
Yuya cuenta con una de las audiencias más cautivas en YouTube

Durante 2016, los youtubers más populares generaron $70.5 MDD, lo cual representa un incremento de 23% con respecto a 2015. Entiendo que 70 millones de dólares es mucho dinero, una gran cifra que llama la atención de muchos usuarios de Internet. Pero, ¿es esa cifra realmente alcanzable? Es decir, ese dinero se reunió entre siete canales, ¡siete!

¿A qué quiero llegar con esto? De entre los millones de usuarios que hay en internet y en YouTube, siete canales creadores de contenido reúnen esta exorbitante cifra. Pero, ¿quién habla de los cientos, miles o decenas de miles de canales de YouTube que no son “rentables” desde el punto de vista económico?, ¿de dónde salió esta fiebre youtuber en la que las personas creen que YouTube es una mina de oro?

Esta discusión se detona a partir de la “crisis” actual del sistema de anuncios de Google y de su empresa hermana YouTube. Y es que los anunciantes están preocupados de que sus marcas sean exhibidas justo antes de un video relacionado con terroristas, o con el grupo ISIS. Es por eso que varios anunciantes se unieron para boicotear a Google y obligarlo a retirar ese tipo de contenido de sus redes, particularmente en YouTube.

Pero, ¿qué será de YouTube sin anuncios? Desde el punto de vista económico, YouTube, y sus youtubers, generan la mayoría de sus ganancias gracias a los anuncios y a sus fieles seguidores que los ven. Sin embargo, los anunciantes no quieren irse de YouTube, simplemente quieren que sus marcas dejen de aparecer justo antes de videos con contenidos no deseados o que “dañan” la imagen de sus marcas.

Después de todo, este boicot de las marcas y las nuevas reglas de YouTube que establecen que ahora necesitarás por lo menos 10 mil suscriptores para ser candidato a recibir dinero por anuncios solo han complicado un medio que ya era bastante difícil. Desde mi punto de vista, cualquier actividad que un ser humano se empeñe en realizar será difícil y la complejidad que desee alcanzar depende de sí mismo.
Quizás te interese: ¿Qué es la neutralidad de red?

Ahora bien, traduciéndolo a términos youtubers: ¿vale la pena ser youtuber ante todos estos obstáculos? Mi respuesta es sí. Ahora toca matizar esta respuesta. Sí, sí vale la pena, pero no es fácil, los anunciantes son cada vez más exigentes y los usuarios ya estamos hartos de los anuncios, entonces, ¿cómo hacer para generar ingresos económicos? Creo que hay una alternativa: crowdfunding.

El crowdfunding es uno de los temas que más me apasiona como internauta y como geek. Me parece que este método de recaudación de fondos es una de las creaciones más nobles y más poderosas de nuestra era. Si los anunciantes no quieren seguir en YouTube, que se vayan, pues creo que si un canal de YouTube crea el contenido para satisfacer a ciertas audiencias, estamos dispuestos a pagar por él.

Lessons from the Screenplay es un canal de YouTube que funciona con crowdfunding
Lessons from the Screenplay es un canal de YouTube que funciona con crowdfunding

Suena casi perfecto, pero no es tan romántico como parece. Creo que YouTube es una plataforma excelente para compartir conocimientos, ideas, historias, aunque también pienso que hace falta cierta consciencia hacia la necesidad humana al conocimiento. Así como suena, creo que el conocimiento es una necesidad humana básica y los creadores de contenido, youtubers, en este caso, están dispuestos a satisfacerla. Para ello, hay que escuchar a la audiencia, proponer contenido que creemos pertinente, pero, al final, el que tiene la última palabra es el usuario, el espectador que está dispuesto a ver nuestro contenido.

De esta manera, creo que no cualquier persona puede ser youtuber y no creo que YouTube sea una mina de oro. Tampoco creo que ser youtuber sea fácil y sea tan simple como poner una cámara y comenzar a hablar. Hasta el más exitoso de los youtubers cuenta con un equipo de creativos y un público cautivo, enganchado, comprometido.

Al final, creo que ser youtuber o creador de contenido en general, va más allá del medio: es trabajar por una comunidad, ser consciente del poder que se tiene y buscar satisfacer una necesidad. Estar dispuesto o dispuesta a trabajar por compartir el conocimiento, por escuchar a su audiencia y por proponer temas para dialogar. Si lo que se busca es ganar dinero, creo que YouTube no es la mejor de las opciones.

En conclusión, creo que sí vale la pena ser youtuber, pero también creo que primero hay que preguntarse qué es lo que quieres hacer con tu vida. ¿Youtuber, escritor, médico, ingeniero, desarrollador web? No importa la profesión, todas son complejas y complicadas, lo más importante es el móvil, la motivación, la razón del accionar. YouTube es una poderosa herramienta que permite crear conexiones sólidas entre audiencia y creador de contenido, entre anunciantes y clientes, entre comunicadores y receptores. Pero, ¿estás dispuesto a invertir tu tiempo, a ser paciente, a escuchar a tu público? Si la respuesta es sí, adelante, necesitamos más youtubers (y personas) como tú.


Guiño final

El aspecto técnico, también relevante, no fue abordado en este escrito, pues me parece que es “fácil” de resolver. Es decir, si tienes algo qué decir y hay usuarios dispuestos a escucharte, el aspecto técnico se soluciona poco a poco.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir