Mundo

¿Existen demasiados servicios de streaming?

Aunque llegaron como el reemplazo de la televisión por cable, ¿es bueno tener tantas plataformas?

5 de julio, 2011: como parte de su plan de crecimiento, Netflix ha decidido expandir su servicio a 43 países en Latinoamérica y el Caribe, siendo México uno de ellos. Parte de su oferta en ese entonces incluía contenido estadounidense, local y global: es importante recordar que en ese entonces Netflix no contaba con la inmensa programación original que ahora tiene.

Avanzamos más de seis años, y Netflix es una empresa con una cantidad impresionante de usuarios: con casi 5 millones de suscriptores en México y más de 100 globalmente, así como cientos de programas elaborados en exclusiva para este sitio, podemos asegurar que los servicios de streaming ofrecen múltiples ventajas respecto a un plan tradicional de televisión de paga.

Con su contenido original, Netflix ha dominado gran parte del mercado de streaming
Con su contenido original, Netflix ha dominado gran parte del mercado de streaming

Sin embargo, como probablemente sepamos, Netflix no es el único servicio de streaming: después del éxito que este sitio disfrutó, han llegado a nuestro mercado múltiples plataformas. Entre algunas de estas plataformas, podemos encontrar a Claro Video, servicio de Telmex, FOX Premium, HBO Go, Blim y Amazon Prime Video, entre otros: así como Netflix, algunas de estas plataformas producen contenido original, como Blim y Claro Video; otras, simplemente transmiten por Internet el contenido que se produjo originalmente para televisión tradicional, como FOX Premium o HBO Go.

Poco a poco, esa suscripción de Netflix se ha convertido en una suscripción de Netflix, una cuenta de HBO Go que no funciona los domingos y acceso a Claro Video gracias al cargo a nuestro recibo Telmex: en lugar de ser un complemento a nuestros servicios de televisión por cable, las plataformas de streaming ahora representan un costo considerable para nuestra cartera. Sin embargo, ¿por qué está pasando esto?

Debido a la calidad del contenido que plataformas como Netflix y HBO producen, las personas acuden a dichos sitios y consiguen una suscripción para poder ver programas como House of Cards, Stranger Things o Game of Thrones. Esto, hasta cierto punto, está bien: si consideramos que cierto contenido o servicio vale la pena, obtendremos una suscripción para poder disfrutar de este de manera legal.

Pero ¿qué pasa si hay tantos servicios de streaming como paquetes de televisión de paga? Debido al surgimiento de estas plataformas como una fuente adicional de ingreso, las empresas persiguen este modelo para asegurar su crecimiento y, honestamente, considero que esto tiene sentido: si encontraras una forma de introducir contenido a otros mercados, ¿por qué no lo haríamos? Lamentablemente, esto lleva al fenómeno que actualmente está sucediendo: fragmentación de contenido.

A inicios de julio, Fox anunció que retiraría parte de su contenido de Netflix: una de las razones por las que se hizo esto fue para promover la emergente plataforma de streaming de Fox, Fox Premium. Esto, la división de “productos” ofrecidos por Netflix a dos servicios distintos, representa la fragmentación de contenido a través de varias plataformas: dicha fragmentación, lamentablemente, está llevando a una sobresaturación de sitios de streaming de video.

¿Qué significa esto? ¿La fragmentación de contenido llevará a que las plataformas de streaming se conviertan en algo similar a la televisión tradicional, donde cierta empresa ofrece un canal exclusivo? El mercado, afortunadamente, es extremadamente competitivo, con múltiples opciones para encontrar el servicio de transmisión de video adecuado para nosotros: ya sea Netflix, Blim o Amazon Prime Video, creo que existe una plataforma perfecta para cada persona.

Con cada vez más servicios de streaming llegando a nuestras televisiones (o computadoras), esta industria no dejará de crecer en el futuro cercano. Sin embargo, ¿existen demasiadas plataformas disponibles? Esta pregunta probablemente tiene una respuesta compleja: hay muchas plataformas, pero esto no promete perjudicarnos aún, siempre y cuando no contratemos servicios por el simple hecho de tener cierto contenido disponible.

Poco a poco, comparar servicios de streaming y las ventajas que representa cada uno es una práctica que se volverá cada vez más necesaria: aunque estas plataformas tienen un costo accesible, será importante volvernos más críticos del contenido disponible en cada una para llegar a una decisión final y evitar gastos innecesarios.

Este tema nos permite discutir múltiples puntos sobre la evolución que ha tenido el mercado de streaming. Sin embargo, esta es mi opinión, y puede ser distinta a la tuya: ¿qué piensas sobre la creciente cantidad de plataformas de streaming? ¿Consideras que la fragmentación de contenido ha aumentado el número de servicios a los que estás suscrito? ¡Déjanos un comentario abajo!

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir