Tecnología

¿Realmente necesito comprar un radio para emergencias?

Por qué una tecnología tan antigua sigue siendo la mejor opción para mantenerse informado en caso de emergencia

Quizás fue tu papá, tu tía o simplemente lo leíste por allí, pero seguramente has escuchado recientemente que un radio forma parte esencial de un kit de emergencia. Y aunque fenómenos como los huracanes que están golpeando a Estados Unidos y a algunas partes del Caribe y el reciente temblor que afectó partes de México han dejado claro, estar conectados y enterados podría volverse cosa de vida o muerte en cualquier momento. Sin embargo, para muchos de nosotros el concepto de comprar un radio es equiparable al de comprar una máquina de escribir. ¿Realmente es necesario depender de tecnología tan vieja en situaciones de emergencia?

La respuesta corta es sí. Por qué es un poco más largo de explicar pero, básicamente, las ondas de radio viajan mucho más lejos que cualquier transmisión LTE y eso hace que recibir señal sea más sencillo y que una transmisión de radio llegue a mucha más personas y esa es la prioridad máxima al momento de realizar transmisiones de emergencia. Además, si tenemos en cuenta la forma en la que funcionan las ondas de radio, el concepto tiene mucho más sentido. Básicamente, las ondas de radio tienen 2 elementos importantes a considerar, la frecuencia y el rango.

Entre mayor sea la frecuencia de una onda de radio, más información puede transmitir, pero su rango (alcance) es menor. Esto funciona igual de la otra forma, entre más baja la frecuencia, la información a transmitir es menos, pero las ondas viajan más lejos.

Cuál es la diferencia con las frecuencias LTE

Las ondas de radio tradicionales operan en frecuencias bajas, normalmente entre 525 y 1705 kHz, en el caso del AM y de 88 a 108 MHz (1 MHz = 1000 kHz) para el radio FM. Esto quiere decir que las estaciones de AM tienen un rango mucho mayor que el de las estaciones FM, por lo que estas últimas, que tienen frecuencias mayores, tienden a ser más locales.

Por su parte, la tecnología celular, sin importar si se trata de 2G, 3G o LTE, opera en una frecuencia más alta, entre 700 y 2100 MHz, para las redes actuales. Esto quiere decir que las torres de transmisión celular son excelentes para transmitir grandes capacidades de datos, como tus streams de Netflix, ese video que subiste a YouTube o tus fotos de Instagram, sin embargo, esa misma velocidad significa que su rango es mucho menor. Es por esto que una ciudad tiene un volumen mucho mayor de torres de telefonía celular para ofrecer la misma cobertura que una estación de radio, por ejemplo.

Por otro lado, la cantidad de antenas de transmisión necesarias para enviar mensajes de emergencia a la mayor parte del país es cientos de veces menor a la que se necesitaría para transmitir la información tan sólo a los centros urbanos principales, así que, como dijimos al principio, el radio es la mejor opción, simplemente porque es la que menos recursos ocupa para llevar el mismo mensaje a una mayor cantidad de personas.

Por otro lado, en emergencias recientes, como el temblor que se vivió en algunas partes del país la semana pasada, existe una cierta cantidad de ancho de banda para ambas tecnologías y, en el caso de la tecnología celular, existen millones de personas literalmente tratando de comunicarse al mismo tiempo, especialmente en ese tipo de emergencias y esto lleva a congestiones y a pérdidas en el servicio. En el caso del radio, al ser un sistema pasivo, no existen individuos acaparando el ancho de banda, así que siempre podrás contar con esta tecnología para obtener información fresca y útil que, en una emergencia real podría salvarte la vida.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir