Crean transistores estables con nanotubos de carbono

Los componentes aún no son tan eficaces como sus contrapartes de silicón

Un grupo internacional de investigación establecido en Stanford, California, desarrolló los primeros transistores estables fabricados con nanotubos de carbono de los que se tiene registro. Los componentes son más pequeños (miden 20 nanómetros) que algunos de los transistores de silicón más eficientes, la tecnología predominante en la fabricación de microprocesadores.

El grafeno es un superconductor formado por átomos de carbono unidos en configuraciones hexagonales. Una película de este material es tan estrecha como un átomo de carbono, y cuando se enrolla, forma filamentos conocidos como nanotubos de carbono. Al tener dimensiones del orden de los átomos, los transistores de grafeno se agrupan con mayor facilidad dentro de un microchip que sus contrapartes de silicón. Cuanto más grande sea el número de transistores en un microchip, mayor será su velocidad de procesamiento.

La limitación técnica de los nanotubos de carbono proviene, precisamente, de su tamaño. Los investigadores han construido transistores de grafeno que miden 1 nanómetro de largo, lo que dificulta su manipulación para adaptarlo a un microprocesador. Por esa razón, aún debe trabajarse con filamentos de aproximadamente 100 nanómetros de longitud. Los componentes que el grupo de Stanford anunció fueron combinados con cuarzo, lo que mejoró su velocidad 100 veces y redujo 99.5% su consumo energético, en relación con el modelo que presentaron el año pasado.

Sin embargo, lo transistores de nanotubos de carbono aún no son tan rápidos o eficientes como los de silicón. Para competir contra ese material, el reto de los científicos en Stanford es empacar más filamentos de grafeno dentro de un solo transistor.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir