Samsung quiere aniquilar a Android con Tizen

La compañía lanzará en 2015 muchos productos con su sistema operativo propietario

Desde hace un par de años, Samsung está buscando librarse de su dependencia con Android y la solución se llama Tizen, su sistema operativo propietario que puede servir para cualquier electrónico, desde un wearable hasta los productos de línea blanca. Pero dado que la compañía ha tenido dificultades para hacer que su plataforma prospere —pues los desarrolladores de apps no están muy interesados—, tomará una postura mucho más agresiva en 2015, con el principal objetivo de aniquilar a Android.

Tizen requiere menos poder de procesamiento y memoria, lo que garantiza dispositivos más rápidos con un menor gasto de energía —Samsung

El director de comunicación de Samsung, Mingi Hyun, asegura que Tizen "no sólo es más ligero que cualquiera de los otros sistemas operativos, también es más rápido, estable y ahorra mucha batería". La intención de Samsung para los próximos 12 meses es lanzar con Tizen tantos productos como sea posible y demostrar que se trata de una plataforma confiable, "incluso más que Android". De hecho, la compañía presume que los resultados de esa gran conveniencia comienzan a aparecer, con la nueva línea de televisores UHD y la familia de smartwatches Gear, como ejemplo de que una interfaz sencilla puede ofrecer muchas opciones de personalización.

Ahora bien, Samsung señala que todas estas novedades son apenas "la punta del iceberg", ya que se acercan emocionantes sorpresas que prometen cambiar el panorama de la industria. Claro, esos cambios serán al inicio exclusivos del ecosistema Samsung, pues la compañía sostiene que antes de dejar que otros fabricantes utilicen Tizen, primero tiene que crear una base sólida. Al parecer, la siguiente fase del plan será unificar la iniciativa de Internet de las cosas, hogar inteligente y auto conectado bajo el mismo sistema operativo, para que todo pueda ser controlado desde un smartphone o una tablet.

Lo curioso es que Samsung no se está cerrando ante otras opciones y por el contrario, asegura que mantiene su postura de crear alianzas que sean convenientes para el consumidor y, claro, para sus propios negocios. Es decir, la empresa no va a deshacerse de completamente de Android, al menos hasta que Tizen tenga mayor respaldo. Después de todo, no le conviene aislarse completamente y sabe que sería un error cerrar tratos de manera definitiva con Google, pues pueden pasar muchos años antes de que Tizen se acerque siquiera a la popularidad de Android. Además, Samsung todavía tiene que resolver el problema de sus ventas cada vez menores en el mundo de los dispositivos móviles.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir