Tecnología

¿Qué va a pasar cuando Google y Samsung se separen?

La compañía surcoreana está pensando en dejar Android para siempre

Android y iOS son los sistemas móviles más populares del mundo, sin competencia alguna. La diferencia radical entre éstos es que, mientras Apple tiene un ecosistema propio y cerrado, el de Google es abierto y libre. Uno controla cada una de las decisiones sobre software y hardware, el otro ofrece una plantilla sobre la que cualquier fabricante puede trabajar libremente. Samsung es, por mucho, la compañía que más distribuye teléfonos Android en el mundo, y con tal cantidad de smartphones vendidos al año, "trabajar para Google" parece ya no estar en sus planes en un futuro a mediano plazo.

Samsung es el gran pilar gracias al cual Android es el sistema operativo más grande del mundo. Específicamente, los dispositivos de la compañía surcoreana representan 50.2% de todos los teléfonos con el sistema operativo de Google en el mercado. Durante 2015, Samsung vendió más de 319 millones de smartphones, quedando solo algunos millones detrás de Apple. Con estadísticas así, no es difícil ver que, gran parte del éxito de Android es gracias a Samsung. Aunque claro, también hay que ver el otro lado de la moneda: la compañía surcoreana tiene un gran ecosistema con el cual trabajar, y millones de aplicaciones al servicio de los clientes. Se podría decir que esta es una relación sana que conviene a ambos gigantes tecnológicos; sin embargo, Samsung nunca ha dejado de pensar en seguir un camino más solitario.

¿Sabías que Samsung ya tiene su propio sistema operativo?
¿Sabías que Samsung ya tiene su propio sistema operativo?

Desde hace algunos años, Samsung reveló su propio sistema operativo llamado Tizen, el cual está basado en HTML 5 y que ya viene incluido en algunos aparatos de la compañía, como la línea Z. Hasta el momento, el movimiento ha sido más un "experimento" que una amenaza real: muy pocos smartphones de la compañía corren sobre él (la mayoría de gama baja) y prácticamente solo está disponible en India. Sin embargo, algunos reportes señalan que la compañía está pensando seriamente en empezar a correr Tizen en todos sus teléfonos. Hay que recordar que, al menos en el ámbito de los wearables, la compañía ya dejó totalmente de lado a Android, pues los Samsung Gear ya usan el sistema operativo desarrollado por la compañía.

No obstante, ¿por qué Samsung haría un movimiento tan arriesgado al alejarse de Android? A fin de cuentas, ¿acaso no se encuentra en una posición bastante cómoda? Pues... sí y no. Por un lado, Samsung le genera millones de dólares en ventas a Google, gracias a anuncios, aplicaciones descargadas, el uso de Google Play Services y mucho más. No es que tenga que darle dinero directamente, pero es una buena ganancia que Samsung podría quedarse para sí mismo si no tuviera que "reportarle" a nadie. De alguna manera, Samsung "trabaja" para Google.

Otro problema al que se enfrenta Samsung, es que tiene que seguir con ciertos lineamientos para que Google autorice la versión de Android presentada. Claro, el sistema operativo es libre y abierto, pero a fin de cuentas tiene que tener límites específicos. De este modo, Samsung queda ligeramente restringido en cuanto a libertad de acción e innovación; cosa que no sucedería con un sistema operativo propio. Y es eso justamente lo que sucede con Apple: al ser dueño único del software y software de iOS, la compañía puede hacer y deshacer a su antojo sin que nadie le ponga un alto. Es entendible que Samsung desee esta libertad.

Samsung quiere tomar un camino estilo Apple, controlando tanto software como hardware
Samsung quiere tomar un camino estilo Apple, controlando tanto software como hardware

Finalmente, el mercado de hardware está sobresaturado, por lo que cada día que pasa, es una oportunidad para que un nuevo competidor entre a la guerra y le quite ventas a otros. Depender solo de sus teléfonos es arriesgado, por lo que hacer un sistema operativo propio es lo más lógico para cuidar la economía de una compañía de la magnitud de Samsung.

¿Y Google? ¿Se quedaría de brazos cruzados mientras su más grande fabricante lo deja botado para buscar su propio camino? La compañía tiene la filosofía de siempre buscar lo mejor para el mundo, por lo que, al menos sobre el papel, nunca ha tomado medidas agresivas o vengativas en contra de nadie. Claro, podría poner presión sobre los desarrolladores para evitar que empiecen a crear un ecosistema más amplio para Tizen. De hecho, esto probablemente haría jaque mate a Samsung, aunque... no es el estilo de Google. Más bien, este (muy posible) escenario sería la oportunidad y el pretexto perfecto para que la compañía se metiera de lleno al desarrollo de sus propios smartphones.

Google siempre se ha asociado con otros para los Nexus, pero nunca ha fabricado uno propio
Google siempre se ha asociado con otros para los Nexus, pero nunca ha fabricado uno propio

La línea Nexus siempre ha sido muy bien recibida por el público, y hasta cierto punto, por la crítica. Esto es debido a que ofrece la experiencia más pura de Android que puede haber: sin bloatware, sin molestas capas de personalización... Aunque como ya sabrás, Google no desarrolla estos teléfonos, sino que se asocia con otros fabricantes para que éstos lo hagan, con su total apoyo. LG, Huawei, Motorola... son varias compañías las que han desarrollado un Nexus. Ahora, si Samsung decide tomar su propio camino, Google se verá hasta cierto punto obligado a crear su propio dispositivo, para no dejar ir ese gran trozo del mercado que representa la compañía surcoreana; es un movimiento lógico y natural. Reportes señalan que, de hecho, la compañía ya se va encaminando hacia este escenario, pues ya habría empezado a desarrollar sus propios procesadores.

El que Google se meta de lleno al mundo de la fabricación de hardware y no solo de software, es una excelente noticia para la compañía, y también para los consumidores. ¿Quién puede optimizar mejor un sistema operativo? Pues, obviamente, el que lo posee. Es una excelente oportunidad para que Google innove tal y como siempre lo ha hecho, entregando una experiencia ligera, rápida y pura. Aunque, por otro lado, este movimiento también podría crear molestia o incertidumbre entre los demás fabricantes: ¿cómo van a poder competir con el mismísimo Google?

Sin duda, la luna de miel terminó y esta separación parece inminente. Google tiene la sartén por el mango: la salida de Samsung de su ecosistema es una oportunidad perfecta para empezar a crear sus propios smartphones, y, si quiere, podría presionar a Tizen hasta dejarlo sobre la lona. Por otro lado, la posición de Samsung también es lógica: tomar su propio camino podría —potencialmente—darle más seguridad económica y libertad de acción total. Es el único fabricante que puede darse tal lujo, y parece que sí lo hará. Ahora, la compañía surcoreana tendrá que trabajar muy duro para convencer a los desarrolladores de que su proyecto vale realmente la pena; y empezar a cultivar un ecosistema que ya existe, pero que nunca ha sido bien visto por los ojos del consumidor.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir