Tecnología

¿Vale la pena que Google fabrique su propio smartphone?

Tal vez no tenga que hacerlo

Todo mundo sabe que Google y Apple son los reyes de la telefonía, al menos en cuanto a software se refiere. Muchas compañías han intentado hacer competencia a iOS y Android (Windows, Firefox, Blackberry, incluso Amazon y Samsung) pero todas han fallado miserablemente. No obstante, hay un rasgo que diferencia a los 2 gigantes de la tecnología: Apple produce software y hardware, y Google solamente software... aunque esto podría cambiar pronto.

Vamos por partes. Por un lado, Apple construye el iPhone internamente, por lo que tiene control total tanto del software como del hardware del teléfono: elige las características nuevas, el sistema operativo y la integración que tendrá con cada modelo de la familia. Por otro lado, Google solamente desarrolla Android y se lo da a diferentes fabricantes para que cada uno lo modifique a su gusto y lo incluya en sus teléfonos. Es por eso que la experiencia en un Samsung, LG, Motorola o HTC es totalmente diferente, por las capas de personalización.

Nexus es el único proyexto en que Google más o menos se involucra en el desarrollo de hardware
Nexus es el único proyexto en que Google más o menos se involucra en el desarrollo de hardware

La única excepción es Nexus, un teléfono que usa Google para asociarse con diferentes fabricantes, en el que la primera parte se encarga específicamente del software, y la segunda, específicamente del hardware. Una variedad de compañías han desarrollado Nexus, como Samsung, LG, HTC o Motorola.

Sin embargo, un reporte de Telegraph UK sugiere que muy pronto Google quiere tomar el control total de sus smartphones; pues a partir de este año empezaría a fabricar sus propios modelos… sin ayuda de ningún fabricante. Este rumor toma más fuerza si tomamos en cuenta que hace un par de meses, la compañía creó una nueva división de hardware, bajo las órdenes de Rick Osterloh, antiguo presidente de Motorola y que ahora regresó a casa.

Todo parece indicar que Google va a lanzar su propio teléfono este fin de año, pero ¿tiene sentido? Sin analizarlo mucho, el movimiento suena lógico. Una estrategia más parecida a la de Apple le otorgaría a Google la posibilidad de optimizar sus teléfonos con Android a placer, sin preocuparse de la fragmentación, la opinión de otros o los requerimientos mínimos del sistema. Aunque, por otro lado, esto podría acarrearle problemas. En primer lugar este movimiento no le caería nada bien a los fabricantes con los que la compañía colabora. Uno de los grandes atractivos de Android es que de ninguna manera tienes que competir con Google, la compañía te presta su software y eso es todo. Un teléfono desarrollado por el gigante de Mountain View sin duda les quitaría muchas ventas a los demás fabricantes. El reporte de Telegraph también asegura que este proyecto no reemplazará a los Nexus, sino que se lanzará en conjunto con ellos. Poniéndose en la posición de las compañías asociadas (en este caso, HTC) ¿cuál es el sentido de crear un teléfono con Google si ya está creando y lanzará uno diferente? Poniéndose del lado de los consumidores, ¿no será un poco confuso tener dos modelos de Google lanzados prácticamente al mismo tiempo pero fundamentalmente diferentes?

Si hay una ruptura con los fabricantes, Google saldrá afectado
Si hay una ruptura con los fabricantes, Google saldrá afectado

Además de que esta nueva estrategia dañaría a los competidores menos fuertes, podría enojar a los más poderosos. De hecho, no es ningún secreto que algunos fabricantes (como Samsung) ya se prepararon para este escenario, desarrollando sus propios sistemas operativos para cuando ocurra la ruptura. La razón por la que Android se encuentra en 4 de cada 5 teléfonos del mundo es porque Google colabora con prácticamente todos los fabricantes que no son Apple. Entrar de lleno a la competencia podría —irónicamente— reducir su pedazo del pastel en la industria de los smartphones.

Por otro lado, aunque es percibida como una compañía innovadora, ganadora y que siempre cambia al mundo, la realidad es que Google ha tenido más proyectos-fracaso de los que gustaría de admitir. Google+ no pudo ni siquiera hacerle una sombra a Facebook o Twitter; aunque después de algunos años, la compañía finalmente lo aceptó, dejando a la red social en segundo plano. Google Glass, un proyecto que pintaba para ser el wearable del futuro, fue tan mal aceptado por la gente, que la compañía decidió ni siquiera hacer público su segundo modelo. En el tema de la mensajería y redes sociales, Google ha ofrecido tantas opciones que parece un chiste: Google Wave, Google Buzz, Google Talk, Google Voice, Google+ Messenger, Google Hangouts, YouTube Messages, Google Spaces, y muy pronto, Google Allo y Google Duo.

Google no es perfecto: descripción gráfica
Google no es perfecto: descripción gráfica

Claro, Google ha tenido muchos proyectos exitosos (si no, no estaría en la cima), pero los ejemplos anteriores demuestran que la compañía no es ningún Rey Midas, y también se equivoca. Con su modelo actual, ya compite perfectamente con Apple con la ayuda de muchos colaboradores. Empezar a desarrollar un smartphone desde 0 puede molestar a sus aliados, y ni siquiera es seguro que vaya a ser un buen teléfono —a fin de cuentas, sin contar a Project Ara, Google nunca ha hecho uno—.

A fin de cuentas, la ambición es lo que llevado a Google a ser considerada una de las empresas del mundo, por lo que podemos estar seguros que, al menos, está pensando en este nuevo proyecto. Sin embargo, la compañía debe pensar detenidamente si un movimiento tan audaz realmente es necesario.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir